Entrevistamos al Mejor Sumiller de España 2016

Charlamos con Josep Pelegrín Rocamora, Mejor Sumiller de España 2016

Podio Mejor Sumiller de España 2016

Hablar de Josep Pelegrín Rocamora es hablar de un Campeón en mayúsculas. Su carta de presentación, además de su larga experiencia, son las dos veces seguidas mejor Sumiler de Cataluña, años 2014 y 2015, y mejor Sumiller de España 2016.

Josep pelegrín-Mejor Sumiller de Cataluña

La trayectoria de Josep es amplia y diversa, empezó en este mundo de la mano de la escuela de hostelería JOVIAT de Manresa (Barcelona), posteriormente trabajó en el restaurante El Bulli de Juli Soler y Ferran Adrià, en diversos restaurantes en España y en el extranjero donde acumuló experiencia y saber, de profesor en la escuela de hostelería JOVIAT, en la prestigiosa tienda de vinos El Petit Celler de Manresa y Barcelona capital, etc, etc, etc… Actualmente es profesor en la Escuela JOVIAT, además de Cofrade de Mérito de la Cofradía Del Cava Sant Sadurní, es miembro del panel internacional de sumilleres iTQi a International Taste & Quality Institute (iTQi), Miembro del panel de cata de la DO. Pla de Bages, embajador del Cava, Coffee Sommelier en Nespresso y Cofrade de mérito de la Cofradía de Vinos del Bages.

Josep Pelegrín hablando de vino

Y por si todo esto fuera poco, además es el autor del libro “Els vins del Pla de Bages”, un interesante recorrido por la historia de la viticultura de la zona y un retrato de todos y cada uno de los elaboradores que hoy hacen vino en esta pequeña D.O. situada en el centro de Cataluña, un libro muy recomendable, tanto para quienes ya conocen sus vinos, como para quienes no los han descubierto todavía y se están perdiendo auténticas joyas enológicas.

Libro escrito por Josep pelegrin

En resumen, hablamos de una autentica eminencia en este mundo.

En WineisVino hemos tenido la posibilidad de charlar con él y hacerle una pequeña entrevista, que os transcribimos a continuación.

Para empezar con las preguntas, hemos elegido con una pregunta elemental y muy personal, ¿cómo definirías el vino?

El Vino es la suma de multitud de factores. Es historia, es patrimonio, es paisaje, es tradiciones… y todo esto, sumado a la técnica a su servicio y a la cantidad de conocimientos adquiridos con el tiempo y la experiencia, nos regala la única bebida capaz de hacernos viajar en el espacio y en el tiempo.

¿Qué cualidades debe tener un vino, blanco, tinto, rosado, espumoso, tranquilo, etc… para poder decir que es un buen vino?

Lo más básico y fundamental de un vino para poder decir que es un buen vino, es que este sea capaz de transportar a quien lo bebe, a la tierra de la cual proviene el vino. Que cerrando los ojos mientras lo pruebas, sea claramente identificable y diferente al resto de los vinos.

Cuando bebes vino a nivel particular, fuera de catas y valoraciones, ¿qué es aquello que más valoras?

Cuando abro una botella de vino para disfrutarlo, para mí, lo más importante es que este vino sea capaz de emocionarme, que al beberlo olvide la conversación que pueda tener para fijarme en él, en sus matices, sus sabores, aromas, etc… que me llame la atención en definitiva.

¿Cómo surgió tu interés por un mundo tan sacrificado como es el de la hostelería?

Des de muy pequeño siempre me llamó mucho la atención la cocina, porque me gustaba. Y en mi casa nadie se dedicaba a este negocio, por lo que decidí estudiar en la escuela de hostelería. Fue entonces cuando me di cuenta que más que la cocina, en lo que realmente me sentía a gusto y motivado era en el trabajo en la sala, el servicio al cliente, la búsqueda de la satisfacción del comensal, el trabajo auténtico de camarero. Fue trabajando en la sala, en contacto con los clientes, que me di cuenta que necesitaba ampliar mis conocimientos sobre el mundo del vino.

¿Qué fue lo que te sedujo lo suficiente para hacer que te dedicaras al mundo del vino especialmente?

Precisamente fue esta parte de la que hablábamos antes, la parte más histórica y cultural de la elaboración del vino. El hecho que detrás de cada botella de vino había una historia, una familia, unas personas. Esto es fascinante. También me llamaba mucho la atención el hecho que cada botella era distinta a la anterior y a la siguiente, que detrás de cada botella haya multitud de factores y variables, incontrolables muchos de ellos.

Durante tu carrera, sin duda has conocido a muchísimas personas. ¿Qué persona o personas te han marcado e influenciado más especialmente?

Prácticamente todas las personas con las que he compartido trabajo me han influenciado de un modo u otro, pero destacaría a tres muy importantes. Primero de todo Josep Mª Milla, el primer profesor de enología y sumillería que tuve, quien me hizo descubrir mi pasión y vocación por este mundo. Otra persona muy importante fue Eloy Sánchez, Sumiller de El Bulli, quien me enseño mucho más de lo que él pueda imaginar y fue fundamental para que yo eligiera definitivamente este camino. Finalmente Juli Soler, propietario, junto a Ferran Adrià, del restaurante El Bulli de Roses, una persona con una visión del servicio de restaurante rompedora, moderna e imprescindible para la revolución del mundo de los camareros, que aún hoy se está gestando.

Ganarse el título de mejor Sumiller de Cataluña no es tarea fácil, el nivel es altísimo, pero ser el mejor de España es, si cabe, más complicado aún. ¿Cómo se prepara un concurso de estas características?

Nada es gratuito, y conseguir ser finalista en varias ocasiones y finalmente vencedor en estos concursos implica destinar muchísimas horas al estudio de las partes teóricas, otras tantas catando y haciendo maridajes con distintos menús, haciendo decantaciones, grabarse en el desempeño de las partes más prácticas para detectar todos y cada uno de los vicios y corregirlos, etc… En definitiva, sacrificando muchos ratos con la familia, que es quien más sufre, especialmente mi mujer y mis hijos, que sin su comprensión y ánimos, nada de esto hubiera sucedido.

Recientemente has sido jurado en el concurso “Grenaches du monde”. España, la zona de Levante especialmente, ha salido muy laureada… ¿A qué se debe este éxito?

En gran parte se debe al clima y al terreno que tenemos, que la combinación de ambos es muy buena para la elaboración de cierto tipo de vinos. Pero no podemos olvidarnos del buen trabajo que llevan años haciendo tanto agricultores como elaboradores.

Como campeón de España de sumillería, conoces todas las D.O. españolas a fondo. Con los datos en la mano, ¿hacia dónde crees que camina el vino y lo que le rodea en España? ¿Hacia el estancamiento de consumo y producción, o hacia todo lo contrario, la exportación y la revalorización del producto?

Creo que estamos en la senda de la revalorización de nuestros productos, y conseguir un aumento de su consumo y venta, especialmente dentro de España. No queda otra opción, más barato no se puede vender. Debemos empezar a creernos que nuestros vinos tienen el nivel para competir con cualquiera de los vinos elaborados en otras regiones europeas. Si no es así, ¡estaremos muertos!

¿Qué zonas ves en mejor posición para afrontar este futuro con éxito?

En Cataluña, zona donde más me muevo, ya es una realidad el éxito de las zonas Priorat y Montsant. Las siguientes con más posibilidades, a mi parecer, pueden ser Empordà y Pla de Bages, que en pocos años sufrirán una considerable explosión cualitativa y de reconocimientos. A nivel de toda España, la zona con más proyección, Galicia en general y, especialmente, sus vinos tintos.

Recientemente se anunciaba a bombo y platillos el éxito del CAVA a nivel mundial, con más de 245 millones de botellas/año. Pero el CAVA sigue sin tener el prestigio del Champagne. ¿Qué le falta al CAVA?

Tener las ideas más claras, más autoestima, mejor comunicación / comercialización y tiempo.

A sabiendas de que alguna enemistad u otra te buscarás, ¿CAVA o Champagne?

Tener que elegir entre el Padre o la Madre, siempre es complicado, ¿verdad? Odio las comparaciones. Son dos productos completamente distintos. Dependiendo de la ocasión, la compañía, el plato que tenga delante, etc… elegiría uno o el otro. No me gusta nada comparar productos que poco o nada tienen que ver el uno con el otro… (En este caso poco más que las burbujas).

En tu libro, que antes citábamos, insistes mucho en defender las variedades extranjeras llevadas hace años a El Pla de Bages. ¿Crees que esta defensa es extrapolable al resto de D.O. españolas?

En mi opinión sí. Teniendo claro que la mejor manera de expresar un territorio y su paisaje, es a través de sus variedades tradicionales o históricas (detesto hablar de variedades autóctonas, puesto que no existen), si una de estas variedades venidas de fuera se aclimata bien a nuestro clima, nuestro suelo y nos ofrece buenos vinos, ¿por qué rechazarla? ¿A alguien se le ocurre rechazar a Messi en el Barcelona o CR7 en el real Madrid por ser nacidos fuera? ¿a pesar de que llevan muchos años aquí y que nos aportan mucho?

CURIOSIDADES

¿Cuál ha sido el vino más caro que te han pedido nunca?

Un Château d’Yquem, no recuerdo la cosecha, pero bastante más de 3000 € la botella

¿Y el más raro o exótico?

Hay muchísimos vinos que me han sorprendido… Un vino de Georgia, hecho igual que hace miles de años, el Pheasant’s Tears de John Wurdeman.

A menudo aparecen noticias de auténticas fortunas pagadas por un vino u otro. ¿Valen estos vinos el dinero que se paga por ellos? ¿O sólo es cuestión de marketing y status social?

Tal y como yo lo veo, un vino vale tanto como lo que alguien esté dispuesto a pagar por él. A partir de aquí, es cierto que hay bastante marketing detrás de estas ventas.

¿Cuál es el precio máximo que deberíamos estar dispuestos a pagar por una botella de vino, dejando a un lado modas y especulaciones?

Tal y como he dicho en la pregunta anterior, no creo que se deba fijar ningún límite. Si a alguien le apetece gastarse un cantidad de dinero desorbitada en una botella de vino, no seré yo quien lo juzgue. Hay gente que gasta verdaderas fortunas en coches, ropa, joyas, etc… y a la mayoría le parece bien o normal.

Para terminar, ¿podrías nombrarnos un vino blanco, un rosado, un espumoso y un tinto que te hagan o hayan hecho emocionar?

El Blanco sería en Viña Tondonia blanco de 1957

El rosado sería uno de mi zona, el rosado de Picapoll tinta Oller del mas

El Tinto sería uno de los pioneros del Priorato, el Scala Dei Cartoixa de 1975

Y el Espumoso, el Cava Recaredo Turó d’en Mota.

Para terminar, des de WineisVino queremos agradecerte profundamente que nos hayas dedicado parte del poco tiempo del que dispones a charlar con nosotros, ha sido un verdadero placer. Muchísimas Gracias de Corazón.

One thought on “Entrevistamos al Mejor Sumiller de España 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *