ESPAGUETI EN SALSA DE VERDURAS Y VINO ROSADO

Porque el vino también se come, recetas con vino:

Salchichas al vino blanco (para dos personas):

INGREDIENTES

400 g de espagueti
2 cucharada de aceite de oliva
1/4 de cebolla picada
1 Diente de ajo picado
1 tomate
Maiz tierno hervido
1 Pimiento verde cortado tiras finas
1 copa de vino rosado
1 vaso de caldo de pollo o una pastilla de caldo concentrado
2 cucharadas de harina de maíz (Maizena®)
1 Perejil picado

En esta receta utilizamos exclusivamente verduras, caldo de pollo y vino. Las verduras y el caldo de pollo son alimentos de sabores y aromas suaves, por lo que el vino no puede ser especialmente fuerte. Esto descarta al vino tinto, aunque algunas de las características del tinto, acompañarían muy bien a la acidez del tomate y el amargor del pimiento. Por este motivo, elegimos el vino rosado, un vino fresco, de sabor y aromas frescos y suaves, pero con algo de tanino y cuerpo. Como el tomate es ácido y no aplicamos ningún corrector de acidez, el vino que escojamos deberá de ser un vino de acidez moderada. En www.wineisvino.com proponemos unos pocos que nos parecen los más adecuados:
Osca Rosado de Somontano
Masia La.Sala Rosado
Alsina & Sardà Coupatge Rosado
Aunque en la web podréis encontrar muchas más opciones.
Lo ideal en este caso sería acompañar el plato con el mismo vino utilizado en su elaboración.

ELABORACIÓN:

Primero de todo hay que preparar las verduras. Lavar y cortar a tiras el pimiento, picar la cebolla y el ajo y el tomate. El tomate hay que escaldarlo, pelar, quitar las semillas y cortarlo a dados.

En una olla de 5 litros o más, con abundante agua y sal, cocer la pasta hasta que alcance el punto deseado, dependiendo de los gustos de cada cual, aunque “Al dente” es como mejor combinará en esta receta.

Mientras la pasta se cuece, en una sartén grande, poner el aceite y calentarlo. Cuando esté bien caliente, añadir la cebolla, el ajo y el pimiento y remover hasta que las verduras estén cocidas. Seguidamente, sin bajar el fuego, añadir el vaso de caldo de pollo y media copa de vino o la copa de vino y la pastilla de caldo concentrado. Dejar hervir hasta que el líquido reduzca una cuarta parte de su volumen.

En un recipiente, disolver las dos cucharadas de harina de maíz en un cuarto de vaso de agua fría.

Cuando el líquido de la sartén ha reducido una cuarta parte, ir añadiendo poco a poco la harina disuelta y removiendo al mismo tiempo hasta que la salsa tenga el espesor deseado. Dependiendo de los gustos de cada cocinero, la salsa será más o menos espesa. Cuando tengamos la textura deseada, añadir los dados de tomate, el maíz tierno y el perejil y apagar el fuego.

PRESENTACIÓN

En cuanto la pasta esté cocida al gusto, escurrir rápidamente y volver a ponerla en la olla, donde mezclaremos con la salsa de vino rosado y verduras. Remover y mezclar bien, trasladar a una fuente y servir rápidamente con un poco de queso parmesano en polvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *