¿Es el vino bueno para la salud? La Paradoja Francesa

¿Qué hay de cierto en que el vino es bueno para el corazón y, por lo tanto, para la salud?

Alguna vez hemos escuchado que tomar vino evita enfermedades cardíacas. Pues en WineisVino nos hemos informado, hemos leído, hemos preguntado y algo hemos aclarado. Ahí va:

Durante los años 80, los años de las hombreras, peinados imposibles y mucha purpurina, existía la creencia de que, pese a que la dieta de los ciudadanos franceses estaba compuesta de alimentos altos en grasas saturadas, su incidencia a enfermedades cardiovasculares era baja producto del alto consumo de vino que tenían. A esta creencia, seguramente promovida por partes interesadas en la revitalización del consumo popular de vino, se le llamó la paradoja francesa.

Como la cosa se extendió mucho, la comunidad científica decidió intentar averiguar qué había de cierto en esta creencia. De este modo, se estudiaron un montón de compuestos del vino. Algunos de ellos beneficiosos, como el Resveratrol, un antioxidante que encontramos en el vino tinto y en otros frutos como el chocolate, los cacahuetes y algunos frutos rojos. Según se dice, el Resveratrol tiene propiedades cardioprotectoras, anti-inflamatorias e incluso, según algunos, anti-cancerígenas. Para determinar si todo esto era cierto o no, la comunidad científica buscó dinero para seguir investigando.

Así, se tiraron 9 años estudiando gente y más gente, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos en la región de Chianti, lejos de los posibles intereses franceses. Finalmente observaron que no existía una relación evidente entre los niveles de Resveratrol y la incidencia de enfermedades cardíacas, procesos inflamatorios, cáncer y longevidad.

Por otro lado, la universidad de Harvard, poco sospechosa de dejarse influenciar por nadie, sentenció que no hay ningún estudio serio que pueda relacionar el consumo de vino y la tendencia a sufrir problemas de corazón. Además, afirmó que la Paradoja Francesa es fruto de una mera observación sin rigor alguno, posiblemente sesgada y que, en todo caso, se deberían realizar estudios serios, prolongados y bien diseñados.

En lo que sí se ha puesto todo el mundo de acuerdo es que el
estilo de vida tiene una relación directa con la salud y el riesgo a sufrir problemas cardíacos. O lo que es lo mismo, moverse, comer bien, con pocas grasas saturadas y priorizando las grasas saludables como el aceite de oliva, y el consumo moderado de alcohol, si puede ser procedente de bebidas fermentadas como el vino, disminuyen los riesgos de salud.

Así que ya tienes la receta para intentar vivir muchos años, come bien, muévete, baila, corre, camina, salta o lo que sea y bebe buen vino pero con moderación

Salud