Lágrimas de Unicornio

Lágrimas de Unicornio, un rosado divertido y fiestero

Hay un grupo de enólogos jóvenes y vascos que un día decidieron que esto del vino estaba muy bien pero que, había que divertirse. Con la tontería, crearon el vino azul Gik Live. No tardaron en salir todos los puretas de turno a criticar y se les prohibió usar la palabra vino. El vino solo puede ser tinto, rosado o blanco… Pero lejos de amedrentarse, convirtieron su bebida azul a base de vino en un super ventas que exportaron a diestro y siniestro. Los puretas rasgándose las vestiduras pero, el público menos “entendido” y que sigue más a lo que le gusta, se volcó.

Y como no tenían bastante, van ahora y, junto a dos bodegueros Navarros, Tere y Javi, han creado un rosado a base de vino y un 1% de mosto que han llamado Lágrimas de Unicornio, para llegar a un público joven, con ganas de divertirse y que está lejos, muy lejos del mundo del vino lleno de convencionalismos… Obviamente los puretas han vuelto a ponerlos de vuelta y media, pero ellos han salido en todas las publicaciones habidas y por haber, han triunfado más que los chipirones y venden lo que quieren. ¿No sabemos quien tendrá razón?

La bebida en cuestión es un líquido de color rosa chicle, con el “brilli-brilli” que debe tener un vino hecho con lágrimas de unicornio y al que han añadido un pigmento natural obtenido de las frambuesas para intensificar su color. Cuando está en la copa, según como le da la luz, la purpurina, natural y comestible, hace brillar la bebida produciendo un efecto curioso. En cuanto lo hueles, es un caramelo de fresa, recuerda a los chicles de fresa dulce y te viene un recuerdo dulce automáticamente, es un caramelo de fresa. Y en cuanto lo pruebas, esta sensación de nariz, se reafirma en la boca, gracias a su suavidad y al pequeño porcentaje de mosto que lleva y que refuerza la sensación de caramelo.

En resumen, este lágrimas de Unicornio no es probablemente el mejor rosado que hayamos probado, aunque hemos probado cosas peores, muy peores. Pero es una bebida divertida, fácil de beber, suave y que llega con facilidad a todas esas personas que nunca toman vino porque creen que deberían saber mucho en lugar de disfrutar de cada vino. Es una bebida atrevida que, seguramente, conseguirá que más de uno acabe interesandose por este fantástico mundo, en alguna ocasión un pelín encorsetado. Y para los “entendidos”, vale la pena probarlo, dibertirse y compartir unas risas…

Si te ha gustado el post, por favor, comparte