Saboreando el Prios Maximus Crianza

Con el Prios Maximus Crianza de Bodega de los Ríos Prieto nos metemos de lleno en el corazón de Ribera del Duero, la denominación de origen donde reina, sin competidor alguno, la Tempranillo, uva importantísima también en Rioja y Toro, además de muchas otras regiones.

Este Prios Maximus Crianza es un vinazo tinto 100% Tempranillo “High quality”. Un vino elaborado con uvas muy, muy cuidadas en pleno corazón de Ribera del Duero, en Pesquera de Duero (Valladolid). El Prios Maximus Crianza lo hacen a lo clásico: fermenta, reposa y después, se pasa 14 meses en barricas de roble Francés y Americano. Cuando ha pasado este tiempo, lo mezclan según convenga el enólogo y a la botella, donde se relaja durante 12 meses más.

Cuando abres la botella, la criatura necesita su tiempo. Recomendamos servir en la copa, marearlo un poco y dejar que se abra para que suelte todo lo que lleva dentro: aromas de fruta roja, especias como la pimienta, el clavo, la canela y, dependiendo de la nariz de cada uno, un montón de recuerdos más. Es de olor rojo cereza oscuro, con los bordes que parecen rubíes y se agarra a las paredes de la copa. Cuando le pegas un sorbo descubres un vino con acidez de entrada pero que, a la que coge la temperatura de la boca y se expande por ella, resulta untuoso, sedoso, sabroso y pasa dejando recuerdos maduros, tostados y muy, muy agradables.

Se trata, sin duda, de un vinazo bien hecho y bien acabado, uno de esos que sacas cuando tienes ganas de disfrutar saboreando un buen vino. ¡Una cosa! Cuidado a no mover demasiado la botella porque es un de esos vinos que sueltan poso, y, aunque no es malo hay quien le molesta. Un vino así lo podéis combinar con lo que os apetezca, pero mejor que sea algo un poco potente como carnes o queso curado.

¡A disfrutarlo!

Si te ha gustado el post, por favor, comparte