TERRA DE GARNATXES

Terra de Garnatxes es una unión de bodegas productoras de vinos de Garnacha situadas en el arco mediterráneo catalán. Se trata de una asociación sin ánimo de lucro, con el objetivo de dar a conocer y poner en valor esta variedad tan especial y tan bien adaptada a los distintos terruños y climas de la zona de levante, Aragón y Cataluña especialmente.

Durante la pasada edición de la feria FENAVIN en Ciudad real, esta asociación de elaboradores se presentó de la mano de la Master of Wine Sara Jane Evans, con una cata de 10 vinos de Garnacha.

Momento de la cata de Garnachas con Sara Jane Evans

El Objetivo de la cata era mostrar a todos los presentes las 100 caras de la Garnacha, la perfecta adaptación de esta a los suelos mediterráneos y la expresividad de esta singular uva, dando vinos muy distintos dependiendo del terreno y del clima, y por este motivo a la cata se la tituló “Los Colores de la Garnacha”
En esta cata, se probaron 10 Garnachas representativas de los distintos terruños donde esta variedad se expresa con matices muy distintos en cada caso.

Distribución del cultivo de la Garnacha en cataluña

Se probaron tres Garnachas blancas,
El Onra Molta Honra 2014 del Celler La Gravera en Lérida, una Garnacha blanca 100%, de viñas situadas en una antigua gravera, de cultivo biodinámico y con 9 meses de crianza sobre lías en barricas de roble Francés. Un vino donde las notas minerales, tostadas y su salinidad lo definen.

Ónra Molta Honra de La Gravera

El Rita 2015 de Vinyes Domènech en la Sierra de Llavería (Tarragona), un coupage de Garnacha blanca y Macabeo con 4 meses de crianza en barricas de roble francés, un blanco fresco, untuoso, sedoso y mineral.

Rita de Vinyes Domènech

Finalmente, el Edetària Selecció Blanc 2015 de la Terra Alta con sus peculiares suelos de “Panal” (Dunas fosilizadas), una selección de garnachas blancas de distintas fincas, con cepas de más de 50 años, fermentado en barricas de roble francés de tostado muy ligero y crianza de 6 a 8 meses dependiendo de cada uno.

Edetaria Selección Blanco

Por lo que a los tintos se refiere, se probaron 5 tintos:
La Pell 2014 de la bodega La Gravera en Lérida, un vino elaborado a partir de las cepas de una finca plantada en 1889, donde además de la garnacha, se encuentran varias otras variedades, que se utilizan para este vino, un 65% de Garnacha, junto a Monastrell trobat tinto, Picapoll de la Noguera, Mandó, Moscatel de Alejandría, Rojal, Pirineus 4, X8 y alguna variedad más desconocida. Se trata de un auténtico tesoro enológico, fermentado con levaduras indígenas y 10 meses de crianza en barricas de Castaño de la vecina sierra del Montseny.

La Pell de Lagravera

El Turó de les Abelles de la bodega Finca Viladellops, situada en el macizo del Garraf, sobre suelos calcáreos de PH muy altos, que aportan una buena acidez a los vinos. Un Coupage de las mejores Garnachas junto a las mejores Syrah, para obtener un muy buen vino, con 14 meses de crianza en barricas de roble francés.

Turo de les Abelles de finca Viladellops

La Personal 2014 Garnatxa Peluda old wines, de la bodega del sur de Tarragona, un tinto elaborado con la variedad minoritaria Garnacha peluda, de cepas de más de 60 años y con una crianza de 10-12 meses en barricas de roble francés de tostado ligero, un vino donde la fruta roja fresca es protagonista, junto a la mineralidad que le aporta el suelo y la loigereza de la crianza.

La Personal de Bodega Edetaria

Teixar 2014 Vi de Finca Garnatxa Peluda, un monovarietal de esta Garnacha Peluda, un vino de finca, elaborado en viñas situadas en pendiente, sobre suelos muy pobres y plantas muy viejas. Un vino que se vinifica cada parcela por separado, con una crianza de 14 meses (más o menos dependiendo de cada parcela) en barricas de roble francés de segundo y tercer año, un vino maduro, complejo, con aromas de fruta roja, hierbas de bosque mediterráneo, aterciopelado, redondo, muy especial.

Vino de finca Teixar de Vinyes Domènech

Clos Figueres 2012, un Priorat clásico, elaborado con las variedades más representativas de la zona, la Garnacha y la Cariñena, junto a pequeños porcentajes de Syrah y Cabernet Sauvignon, cultivadas en suelos de licorella (pizarra desmenuzada), con 14 meses de crianza en barricas de roble francés, un vino maduro, salino, aterciopelado, redondo, un clásico de la zona.

Clos Figueres de la bodega Clos Figueres

Finalmente, buscando todos los colores de la Garnacha, terminó la cata con dos vinos dulces, realmente distintos entre ellos:

El Sweet Clos Figueres 2016, un vino de Garnacha 100%, de viñas de más de 60 años, elaborado con una fermentación parcial, parada por adición de alcohol vínico y obteniendo el dulzor de los azúcares de la uva, un vino curioso, dulce, con aromas florales, fresco, aterciopelado en boca y envolvente, un caramelo.

Tinto dulce Sweet Clos Figueres

Y finalmente el Sereno 2009 de la bodega La Vinyeta, situada al norte de Cataluña, en Mollet de Peralada (Alt Empordà), un vino rancio elaborado con la variedad Garnacha gris, de dos fincas, elaborado de manera natural, sin adición de sulfitos, criado en soleras, situadas en el exterior a sol y serena, acelerando de este modo la oxidación del vino y obteniendo un vino clásico y tradicional de la zona, un vino seco, tostado, sedoso y especial.

Vino Rancio del Empordá

En conjunto, se pudo disfrutar de una sesión interesantísima que supo poner en valor una de las variedades más representativas de la zona levante-norte de España, la Garnacha, una variedad presente en estas zonas des de hace más de 5 siglos y a la cual todavía no se le da la importancia que realmente tiene, ha tenido y tendrá.

Comprar Vino al Mejor precio en WineisVino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *