Vino y música, placer para los 5 sentidos

Vino y música, placer para los 5 sentidos y el alma
Que el vino no es sólo una bebida, lo tenemos todos claro. Que el vino es expresión, que hace aflorar sensaciones y emociones, es algo de lo que te das cuenta la primera vez que pruebas un buen vino. Si hay que comparar el vino a algo, este algo tiene que ser vivo, expresivo, capaz de despertar emociones, provocar sensaciones, gustar más a unos y menos a otros, tiene que ser algo con alma, algo como la música, la música es este algo que puede ser comparado con el vino y estar a la altura.

En la música, al igual que en el vino, hay músicas hechas para gustar a todo el mundo, como los hits del verano, comparables a aquellos vinos que permanecen invariables añada, tras añada, esos vinos que encontramos en cualquier estantería de cualquier supermercado, el mismo supermercado que tiene la sección de música repleta de CD con hits sin alma ni mensaje, pero pegadizos y que a todo el mundo gustan, o, al menos, no disgustan a nadie. Pero también están esas músicas hechas des del alma del músico o compositor, músicas nacidas de una emoción, un sentimiento, una situación, que a medida que transcurren van llenándose de sentido y transmiten emociones y sensaciones extraordinarias a quien las escucha, músicas que son como un vino hecho a partir del esfuerzo de una planta cultivada en terrenos que la obligan a luchar constantemente, de la perseverancia y el trabajo de quien cultiva esta planta, del cuidado y el amor depositados en todos y cada uno de los pasos de la elaboración, vinos que gustarán más o menos, pero que transmiten esas esencias a quien los prueba y nunca dejan indiferente.
Finalmente, se han unido, el arte de elaborar vino y el arte de la música. Esto ha sido gracias a la colaboración entre el cantante y líder del grupo barcelonés Mishima, David Carabén y la bodega Mas Sersal, ubicada en Falset y con viñas en Falset, Els Guiamets y en Batea. De las viñas viejas y muy viejas situadas en Falset y en Els Guiamets obtienen la Garnacha, la cariñena y la Syrah que son la base del vino llamado “Set tota la vida”, coupage de 50% garnacha, 40% Syrah y 10% Cariñena, un vino con D.O. Montsant, potente, con cuerpo y, sobre todo, alma. Nacido en suelos de pizarra desmenuzada, pobre y duro. Este vino es como esas canciones con melodías complejas, letras llenas de significado, canciones en las que uno debe parar y escuchar con atención, porque son complejidad pura y un placer para el que las escucha.


De la finca situada en Batea, dentro de la D.O. Terra Alta, la bodega Mas Sersal, obtiene las variedades blancas que dan lugar al vino “Vine”, con un 80% de Garnacha blanca y un 20% de Macabeo, elaborado fermentando y criando una parte de la Garnacha en botas de roble francés, el resto en depósitos de inoxidable y el Macabeo criado sobre lías. Este es un vino que bien podría ser una canción de Mishima, fresco y ligero de entrada, pero con una complejidad extraordinaria, lleno de matices aromáticos y sabores complementarios, un vino que para nada es lo que parece.

En Wineisvino.com estamos especialmente contentos de esta fusión y esperamos que no sea la última vez que alguien se atreva a hacer un vino que es música y una música que es como el buen vino.
Comprar vinos de Mas Sersal al mejor precio

Comprar Set tota la Vida al mejor precio

Comprar Vine al mejor precio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *